Pipeta graduada

Se conoce como pipeta graduada a un tubo delgado (elaborado principalmente de vidrio) que tiene como peculiaridad principal una angostura en uno de los lados que lo conforman. Al tratarse de un instrumento de medición, lógicamente veremos plasmados en él, varios valores numéricos, los cuales nos ayudarán a calcular distintas cantidades de líquido expresadas en forma de volumen.

Mucha gente que posee un cierto conocimiento en esta materia, asevera que los resultados obtenidos a través de este medio, muy pocas veces se llegan a comparar cualitativamente a las cifras obtenidas con pipetas volumétricas, esto ocasionado en mayor medida por las imperfecciones que presenta el interior de este artefacto.

Por si aún no lo sabías, déjanos comentarte que las pipetas graduadas se encuentran subdivididas en dos conjuntos distintos:

Pipetas serológicas Generalmente son utilizadas para dosificar cierta cantidad de un líquido determinado en otro recipiente. Asimismo, se caracterizan por tener graduado tanto el extremo inferior (punta) como todo el cuerpo. Las pipetas graduadas con capacidad mayor a 5 ml, pueden ser tapadas con un tapón de algodón en vez de utilizar el dedo índice. Esto puede facilitar la tarea de recolección de datos.

Pipetas Mohr A simple vista, podemos notar cuando estemos en presencia de una pipeta de este tipo, pues en ellas el rango de graduación se detiene al llegar al extremo inferior. En otras palabras, su punta es mucho más angosta y no tiene ningún valor impreso.

¿Sabes qué datos aparecen grabados en una pipeta graduada?

Muy poca gente sabe con exactitud que simbolizan cada una de las cifras que se encuentran escritas en el cuerpo de una pipeta. Si desconoces estos datos, no te preocupes, ya que te explicaremos paso a paso que quiere decir cada uno de ellos.

- El primero y más importante tiene que ver directamente con la cantidad máxima de líquido que puede contener (En la cifra numérica más grande y por regla general se encuentra expresada en mililitros).

- El segundo corresponde a un número fraccionario que indica la unidad en que se encuentra dividido cada grado. Ejemplo: si en una pipeta graduada vemos que dice 1/10 significa que cada una de las “rayitas” que aparecen equivalen directamente a .1 ml, esto es lo mismo que decir la décima parte de un mililitro.

- El tercero hace referencia a la temperatura en la que fue calibrado del instrumento. Este dato aparece acompañado del signo de grados centígrados (°C).

- El cuarto y último se refiere a la función que desempeña esta pipeta. O sea si se trata de un instrumento para transportar o bien para contener un líquido. Esto se sabe algo observar las letras TD (To Deliver) TC (To Contain) respectivamente.

Para concluir, nos gustaría darte una serie de tips relacionados al manejo de las pipetas.

- La manera correcta de sostener esta pieza de laboratorio es haciéndolo a partir del primer tercio de la misma, evitando en la medida de lo posible tomarla por la punta.

- Las pipetas graduadas se deben lavar con agua y jabón, dejándolas secarse por sí solas.

- Si por alguna razón manipulas una sustancia radioactiva, al terminar tu experimento desecha todo el material utilizado.

- Actualmente se encuentran disponibles en el mercado pipetas graduadas de plástico, aprueba de rupturas.


¿Existe personal especializado para la calibración de pipetas?

Absolutamente todas las personas que se encuentran ligadas ya sea directa o indirectamente a las tareas que se llevan a cabo dentro de un laboratorio, tienen una función específica que cumplir.

Este es el caso de los técnicos de calibración, quienes son los únicos encargados de mantener en buen estado, controlar e inclusive reparar la maquinaria necesaria para producir o fabricar cualquier tipo de pipetas.

Desgraciadamente esta carrera no tiene el mismo reconocimiento que lo que pudiera considerarse como una licenciatura o maestría en el campo de la química, la física o la biología.

Sin embargo, no por ello las personas que desempeñan esta labor, dejan de ser capaces o inteligentes. De hecho, tanto la preparación constante como la experiencia son dos vertientes que terminen siendo significativas para quienes alcanzan esta categoría.

No hay que olvidar que independientemente del tipo de industria de la que estemos hablando (textil, automotriz, farmacéutica, alimenticia etc.), hay una realidad intrínseca que todas comparten. La actualización en cuanto sus procesos de generación de productos o servicios.

Esto quiere decir que un trabajo que hace apenas dos décadas era desempeñado por 50 personas, el día de hoy puede ser realizado por un par de máquinas en la mitad del tiempo.

Volviendo al tema de la calibración de pipetas, podemos comentar que varios de estos individuos trabajan de manera independiente, ofreciéndoles sus servicios directamente al cliente (esto cuando se trata de laboratorios de gran tamaño).

Las principales herramientas que esta gente utiliza en su trabajo son por ejemplo: controladores térmicos, indicadores de presión y pinzas de corte. Del mismo modo, es indispensable que cuenten con nociones básicas de temas como la aplicación de diversas normas de calidad a nivel internacional para ciertos procedimientos (ISO).

Además, deben demostrar la capacidad de crear modelos de prueba, para al mismo tiempo experimentar en ellos. En muchas empresas, a los técnicos de calibración de pipetas volumétricas, pipetas graduadas, pipetas serológicas entre otras, se les exige que periódicamente presenten un informe por escrito sobre las pruebas que hayan realizado durante el lapso de tiempo que la compañía les haya fijado.

Otra de las habilidades que debe poseer este personal especializado es justamente el saber tener una buena comunicación con cada uno de los individuos con que trata. A nivel interno, los técnicos de calibración tienen que comunicarse constantemente con sus superiores para informarles de cualquier problema que hayan detectado.

Asimismo, cuando son enviados a realizar un servicio de mantenimiento, deben brindar un correcto asesoramiento al cliente que le permita a éste actuar en situaciones de contingencia en las cuales no es posible brindarle apoyo de manera personal.

Por otro lado, algunos de los puestos de trabajo en los que se necesita una persona que calibre pipetas graduadas o pipetas Pasteur, no se requiere que estas presenten un diploma o título que avale sus conocimientos. A veces con el certificado de secundaria es más que suficiente. Por supuesto, pueden tomar diplomados que les otorguen con el tiempo certificaciones adicionales encaminadas al área específica de trabajo donde se desempeñan normalmente.

Lo que sí es cierto es que incursionar en el mundo de los laboratorios es algo de lo más interesante.

Recomendaciones para usar una pipeta


El contar con un buen procedimiento para manipular una pipeta, puede mejorar la obtención de resultados satisfactorios hasta en un 10%. Lógicamente, ese porcentaje es para tomarlo en consideración.

Muchos de los operarios que utilizan pipetas frecuentemente en un laboratorio están de acuerdo que hay infinidad de elementos que inciden ya sea directa o indirectamente en la calidad de la prueba que vayamos a realizar. Sin embargo, los más comunes se encuentran relacionados con el equipo de laboratorio o con el medio ambiente.

El primer punto que debemos revisar con detenimiento, es el grado de sumersión que posee la punta de la pipeta graduada cuando recolectamos una fracción de un líquido desde un vaso de precipitados.

Esto es de vital importancia, sobre todo si estamos analizando un pequeño volumen, ya que el grado de inmersión de la punta es directamente proporcional a la cantidad de sustancia que el instrumento recoge. Dicho de otra manera, entre más profundo se encuentre, habrá mayor presión.

En contraste, si la punta apenas toca la superficie de la sustancia con la que estamos trabajando, lo que ocurrirá es que se formarán burbujas y por ende, el procedimiento de medición deberá iniciarse de nuevo. Nuestra misión consiste en encontrar un punto de equilibrio, es decir, una zona de sumersión que se halle entre ambos extremos.

El segundo criterio que tenemos que vigilar es ser constantes a la hora de estar llenando nuestra pipeta graduada, ya que mantener un mismo ritmo y velocidad al presionar la perilla de goma, es esencial para alcanzar nuestra meta. Si lo hacemos de manera excesivamente rápida, podemos correr el riesgo de que aparezcan algunas salpicaduras y esto a su vez ocasione que el instrumento sea contaminado por agentes externos.

La tercera medida a considerar, tiene que ver con el mantenimiento del ángulo de sumersión en posición vertical, pues si llenamos la pipeta en posición inclinada, puede que nos demoremos mucho más tiempo del necesario y que además se introduzca aire en nuestra mezcla. Los expertos han podido calcular que si se mantiene un ángulo agudo menor a los 15°, la exactitud de la prueba mejora hasta en un 2.5 %.

Llegamos ahora a un punto clave, la cuarta fase es la denominada como etapa de difusión o transferencia de la sustancia al nuevo recipiente. La manera correcta de hacerlo es apoyando la punta sobre una de las paredes del receptáculo. De esa manera se reduce en un grado superlativo que queden residuos en la pipeta graduada luego de terminar la operación. Existe otro método que también puede ser satisfactorio, sólo que este a menudo resulta un tanto complicado. Hay que verter gota a gota el líquido transferido dentro de un vaso de precipitados.

Algo que no hemos mencionado y que sin duda alguna es muy útil es que no hay nada mejor que bañar la punta de la pipeta graduada por dos ocasiones como mínimo, en la sustancia con la cual se va a trabajar. Esto brinda la gran ventaja de igualar los grados de temperatura y humedad que hay tanto dentro como fuera de la pipeta.

En una siguiente entrega, hablaremos sobre los medios externos que pueden influir en el resultado de un experimento cuando se utilizan pipetas.

Pipeta Multicanal


Las pipetas multicanales son aparatos electrónicos que se usan en los laboratorios con el propósito de medir y llenar con absoluta precisión varios recipientes al mismo tiempo. Como en el caso de las pipetas graduadas, existen diferentes tamaños y formas, aunque todas cumplen una misión en común. Esta consiste en llevar a cabo las tareas que involucran el “pipeteo” de una manera más rápida, eficiente y sencilla.

Además, la utilización de estos instrumentos de laboratorio, les brinda a los investigadores la garantía de que la cantidad de líquido expulsado en cada muestra será idéntico al anterior. Lo único que tienen que hacer es oprimir un pequeño botón.

Lógicamente esta acción no solamente ahorra muchísimo tiempo y a la vez disminuye la aparición de episodios de estrés sufridos por gran parte del personal que trabaja en ese recinto. Paralelamente también promueve el que los resultados obtenidos en las pruebas se publiquen más rápido.

Una característica que no hemos comentado sobre la pipeta multicanal es que su mecanismo de llenado es completamente automático, operado con un sistema que controla al mismo tiempo tanto la presión como el volumen de líquido que se desea extraer. Es más, si se desea, se pueden obtener varias muestras de manera simultánea, sin que exista el peligro de una contaminación cruzada.

Existen miles de razones por las que algunos laboratoristas pueden demandar varias muestras de un mismo líquido, ya que durante las pruebas se pueden presentar distintas reacciones, dependiendo del grado de modificación que experimenten las otras variables que inciden en el procedimiento (por ejemplo, el aire, la temperatura etc.).

Luego de una serie de pruebas en las que los resultados permanezcan invariables, se puede determinar que los resultados son constantes y por consiguiente no existe ningún riesgo de equivocación.

Por otro lado, las pipetas multicanales, tienen la capacidad de contener hasta 16 muestras, razón por la cual esta clase de implementos suele estar fuera del alcance de los pequeños laboratorios.

Sin embargo, conviene hacer un esfuerzo para lograr adquirir un equipo como éste, viéndolo como una inversión a corto plazo, pues prácticamente esta herramienta se “paga sola” en muy poco tiempo. Sobre todo si comparamos las horas hombre que nos hemos ahorrado.

¿Cómo funciona este dispositivo?

La operación de una pipeta multicanal es muy sencilla. Lo primero que se debe hacer es programar el aparato, especificándole cuál será la cantidad exacta de volumen que debe recoger. Cabe mencionar que en ocasiones esta cifra puede contener inclusive algunos decimales.

Lo siguiente es ajustar las puntas de recolección a la base de la pipeta. Gran parte de las veces estos dispositivos están fabricadas en vidrio, debido a que este material no se contamina. No obstante, también hay puntas de plástico, las cuales se utilizan en experimentos denominados como “de bajo riesgo”.

Una vez que el dispositivo está correctamente calibrado, el operario hace descender las puntas sobre los recipientes que contengan el líquido que se desea estudiar. Otra ventaja de utilizar este tipo de pipetas graduadas automáticamente, es que son capaces de guardar en sus memorias distintos comandos y programas que se hayan realizado en sesiones anteriores.

Esto hace que en caso de que se necesite volver a realizar un experimento, el tiempo de preparación se reduzca al mínimo.


Pipetas automáticas


Una de las características que no puede faltar en este tipo de herramientas es que no tienen un receptáculo que le sirva como depósito a excepción del tubo donde se lleva a cabo la medición.

Las primeras pipetas que fueron fabricadas, se hicieron de cristal, aunque con el paso del tiempo esto ha ido evolucionando a tal grado que ahora es más fácil encontrar instrumentos hechos de plástico.

Muchas personas están de acuerdo que es conveniente hacer una división de los diversos tipos de pipetas que existen en el mercado, para que así sea mucho más sencillo su manejo.

Para empezar, conviene realizar una diferenciación entre las pipetas conocidas como de volumen fijo y las que son de volumen variable. Por simple lógica, las primeras brinda la oportunidad de obtener mejores resultados, al ofrecer un mayor grado de exactitud en sus mediciones.

Otro subgénero es el que podemos encontrar cuando analizamos pipetas que funcionan de manera manual y las que lo hacen de forma eléctrica o electrónica. Dentro de la primera categoría, es decir, el de las pipetas manuales, encontramos las llamadas “de pistón”, en las que un operario ejerce una presión sobre el sobre el émbolo o perilla de succión, ya sea para extraer o depositar líquido en un recipiente.

Existen también pipetas neumáticas que no son otra cosa que dispositivos de transferencia de líquidos en los que hay una cierta cantidad de aire contenida entre el pistón y el cilindro. En contraste, encontramos a las pipetas de desplazamiento directo, cuya particularidad principal reside en el hecho de que el pistón llega a tocar plenamente la sustancia con la que se está trabajando en ese momento.

Por último, las pipetas automáticas, bien podrían definirse como aquellos implementos que ya cuentan con una cantidad de volumen determinada y que se encuentran perfectamente calibradas. Utilizando estos instrumentos, el operario únicamente tiene que presionar tanto para succionar algún líquido como para transferirlo a otro recipiente.

¿Cual es el procedimiento adecuado que se debe seguir cuando se trabaja con una pipeta automática?

A continuación, te mencionaremos los pasos más importantes que debes seguir para llevar a cabo una medición satisfactoria, sin que corras ningún riesgo.

- Ajusta la rueda hasta que llega la marca del volumen que necesitas.

- Pon una punta plástica del tamaño adecuado en el extremo inferior de la pipeta. Asegúrate de que esta pieza se encuentre bien ajustada, ya que de lo contrario se pueden presentar errores en la captura del líquido.

- Presiona el botón ubicado en la parte superior de la pipeta automática y espera hasta que llegue a la primera marca. Posteriormente (sin soltar el botón) sumerge la pipeta de manera vertical en el vaso de precipitados donde se encuentra la sustancia que quieres extraer, hasta que la punta traspase la tensión superficial. Esto es generalmente alrededor de los 5 mm de profundidad.

- Después ve soltando poco a poco el botón, para que el instrumento se llene. Se recomienda que este paso dure entre 2 y 4 segundos.

- Luego coloca la punta de la pipeta en el contenedor donde va a ser depositada la sustancia. Oprime el botón hasta que vuelva a llegar a la primera marca y no lo sueltes hasta que la herramienta se vacíe por completo.

- Finalmente retira y descarta la punta plástica.

Esperamos que esta información, te sea útil.